Debut para soñar de Pepe Martí en la F4 española con el #23 de Adrián Campos

-El barcelonés consigue un segundo puesto en su estreno en el circuito de Spa-Francorchamps, una de las catedrales del automovilismo.

-Su regularidad le eleva a la segunda plaza del certamen de pilotos, donde es el mejor español, tras las tres carreras disputadas el pasado fin de semana en Bélgica.

-Compite con el mismo dorsal que lució en la Fórmula 1 Adrián Campos, uno de sus descubridores.


Pepe Martí ha firmado un magnífico debut en la F4 Spanish Championship, que celebraba su primer meeting puntuable en una de las catedrales del automovilismo, el circuito de Spa-Francorchamps, en Bélgica. El piloto catalán ha estado siempre entre los mejores en las tres carreras puntuables del fin de semana (5º, 2º y 6º), completando un primer podio al volante del monoplaza número 23 de Campos Racing, el mismo dorsal que lucía el Minardi de Fórmula 1 de uno de sus mentores, el tristemente desaparecido Adrián Campos. Esta regularidad le sitúa, además, como segundo clasificado del certamen absoluto de pilotos y mejor español en liza.

La empresa no era nada sencilla para Pepe Martí: equipo nuevo en la categoría, uno de los circuitos más desafiantes del mundo y una de las parrillas de F4 de mayor nivel a escala mundial. Sin embargo, el barcelonés, que hasta la temporada anterior competía en karting, rozó la excelencia en el meeting belga. A sus 15 años -uno de los inscritos más jóvenes-, demostró una gran madurez y evolución a lo largo del fin de semana.

De las sesiones de clasificación surgieron algunos de los principales aprendizajes de Martí en este primer fin de semana de competición. Y eso pese a rodar, desde el inicio, con los mejores, firmando un 6º, un 4º y un 7º puesto de salida en las tres carreras: "Las qualys me han dejado un sabor de boca regular. Los resultados son buenos, pero lo importante es que de los pequeños errores que nos separaron de la pole sacamos lecciones importantísimas de cara a las próximas carreras".

Ese aprendizaje constante de los entrenamientos recibió su justo premio en el momento de la verdad. En las tres citas puntuables, Martí ganó posiciones respecto a su casilla de salida, con especial acento en la segunda carrera, en la que rozó la victoria. Cuarto en la arrancada, el piloto barcelonés llegó a situarse líder a dos giros para el final, protagonizando una lucha de poder a poder con Dilano Van't Hoff hasta la bandera a cuadros, que cruzaron separados por tan sólo 7 décimas.

Este podio tiene un doble premio para Martí: "Empezar en el cajón la F4 española nos da una gran motivación de cara a lo que resta de temporada. Pero lo importante es que esta carrera nos ha mostrado el camino a la victoria. Sabemos que podemos ganar y que estamos al nivel de los mejores, ahora toca trabajar en los ajustes de cara a la cita de Navarra". El importante botín de puntos acumulado durante el fin de semana (32) le sitúa en segunda posición del campeonato, como mejor español y en plena carrera por el título.

Pepe Martí se coloca, además, como mejor piloto del equipo Campos Racing. El español competirá toda la temporada defendiendo el monoplaza con dorsal 23 de la escudería de Alzira, un número muy especial y que le conecta históricamente con uno de sus mentores, Adrián Campos. El desaparecido ex piloto y jefe de equipo valenciano lo lució cuando pilotaba para Minardi en la Fórmula 1, un objetivo que asoma en la lejanía pero que Martí empieza a recorrer con máxima ilusión y entusiasmo.

La próxima cita de la F4 Española tendrá lugar en el circuito de Navarra los próximos 29 y 30 de mayo, escenario de las carreras 4, 5 y 6 de una larga temporada con 21 citas en total y que se alargará hasta el mes de noviembre.