Armas
Acceso

Motoraldia7: Vicente Bolaños correrá con un Evo X R4

Según publica la web Motoraldia7.com el equipo de BP El Taro y Azul Racing acaban de adquirir un Mitsubishi Evo X R4 para intentar revalidar el campeonato de Las Palmas de Rallys de Asfalto fabricado en su momento por CALM Competición y que estaba en península en manos de un equipo privado que lo estaba alquilando.

Tras un intercambio de e-mail, el piloto grancanario llegaba a un acuerdo con su propietario consiguiendo un precio muy competitivo y el coche se fue para Gran Canaria.

El equipo de BP El Taro quiere hacer este año la temporada completa del Provincial de Rallys de Las Palmas, aunque ya han descartado el Rally Islas Canarias por el alto coste que debería sumar con su nuevo coche.

En cuanto al Evo X R4, está impecable y completamente puesto al día. Cuenta con brida de 36 mm en el turbo, que le proporciona entorno a los 350 CV de potencia, aunque la electrónica también se puede adaptar a la brida de 34 mm. Además, su peso es muy contenido (1.300 kg.) gracias a partes de la carrocería en diferentes materiales más ligeros, como capó, maletero, alerón, salpicadero, etc.

A parte de la potencia, la conseguida y efectiva tracción a las cuatro ruedas con diferenciales buenos. También incorporar una caja de cambios secuencial con seis velocidades que lo hacen muy efectivo en cualquier circunstancia.

Para frenar todo el conjunto, este Evo X dispone de unos frenos de 380 mm delante y 280 mm en el tren trasero, algo inédito en esta categoría.

Cristina Gutiérrez: "Estoy muy contenta de haber terminado mi segundo Dakar"

La piloto española Cristina Gutiérrez, que terminó este sábado su segundo Dakar, aseguró al llegar a España que está "muy contenta" de haber completado por segunda vez el rally por etapas más duro del mundo, más aún con los problemas que han tenido en las etapas finales.

"Estoy muy contenta de haber podido superar todos los problemas que hemos tenido, han sido los últimos cuatro días complicados para nosotros, pero el equipo ha funcionado completamente y estoy muy contenta de haber terminado mi segundo Dakar", señaló la piloto burgalesa a su llegada este lunes al Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas.

La piloto de Mitsubishi, que terminó trigésima octava en la categoría de coches, reconoció que en ésta, su segunda participación, ha vivido "mucha tensión" y ha sido "complicado superarlo", pero gracias al apoyo de su equipo y de su copiloto Gabi Moiset.

"Gabi ha hecho de copiloto, de psicólogo... Hemos hecho una dupla muy bonita, hemos conseguido llegar al final, y sabe muy bien llegar al final habiendo tenido todos estos problemas", destacó.

Para Cristina Gutiérrez ha sido "el Dakar más duro" en su experiencia, algo que concuerda con los expertos, que han considerado esta edición como la más exigente de las disputadas en Suramérica

"Para mí respecto al año pasado sí ha sido más duro y los expertos que llevan más años también lo dicen. Una alegría haberlo superado", destacó la burgalesa, que dijo que está "un poco en las nubes" y que "ojalá pueda repetir".

En cuanto a sus objetivos de futuro, Gutiérrez espera "seguir aprendiendo, compitiendo" y "hacer más Dakares"

"Es una carrera preciosa en la que te superas personalmente con todo lo que te va pasando. Es una carrera que admiro y que ojalá pueda hacer otra vez", añadió.

Gutiérrez llegó a Madrid en el mismo vuelo procedente de Buenos Aires (Argentina) que el campeón de coches, Carlos Sainz, que festejó su segundo título en esta prueba (el anterior fue en 2010) con un centenar de aficionados y del que la burgalesa también destacó su gran trabajo para ganar la carrera.

"Carlos ha hecho un carrerón, hemos recogido las maletas juntos le he seguido lo que he podido por las redes y la verdad es que se ha marcado un carrerón con lo difícil que era. Os puedo prometer que ha sido una dificultad no caer en trampas y él lo ha hecho perfecto. Así que enhorabuena", finalizó.

Cristina Gutiérrez también tuvo aficionados que acudieron al aeropuerto madrileño a felicitarla por concluir la carrera, en especial uno que acudió disfrazado de tortuga, el animal con el que se identifica la burgalesa en las redes sociales.

Cristina Gutiérrez, tres etapas sin apenas dormir y a base de agua y plátanos

La burgalesa Cristina Gutiérrez, la única mujer española que compite en el Dakar en la categoría de coches, ha enlazado las tres últimas etapas sin apenas dormir y alimentándose a base de agua y plátanos.

Gutiérrez ha encadenado este jueves su tercera jornada sin apenas descansar. El miércoles completó casi toda la undécima etapa de noche y esta mañana, recién llegada al campamento de Chilecito, volvió a emprender la marcha al volante de su Mitsubishi Montero, informa su equipo.

El miércoles, en la décima etapa, peligró su continuidad por un problema con una válvula del turbo causado por el exceso de temperatura al forzar por los pasos de ríos de arena.

Al no poder reparar en plena especial, fue remolcada por el camión de asistencia durante unos 400 kilómetros por pistas y dunas muy complicadas, lo que obligó a la burgalesa a mantenerse en tensión durante muchas horas.

Pero la piloto de Burgos llegó hasta la meta tras 19 horas de carrera y clasificada en la quincuagésima posición.

En el campamento, los mecánicos de ARC-Miracar, dentro de la estructura de DKR Raid Service, trabajaron a toda prisa para solucionar la avería, aunque le resultó materialmente imposible por la falta de tiempo.

De ahí que el equipo decidiera iniciar el miércoles la undécima etapa, entre Belén y Chilecito, nuevamente remolcados para, unos kilómetros más adelante, parar y, gracias a los conocimientos de su copiloto, Gabi Moiset, terminar de reparar el coche.

Ello permitió a Cristina Gutiérrez seguir en carrera, si bien cuando finalmente pudo reanudar la marcha era casi de noche.

Eso la obligó a pasar las temidas dunas de Fiambalá en plena oscuridad, guiada por Moiset. Juntos,y después de múltiples peripecias, lograron llegar a la meta de Chilecito hacia las 6 de la mañana locales de este jueves. La burgalesa se alimentó a base de plátanos y mucha agua.

Tras media hora escasa de descanso en la que los mecánicos aprovecharon para repasar el coche, este jueves fue autorizada a iniciar la duodécima etapa, con cinco horas de retraso sobre su horario previsto. EFE

Los problemas mécanicos de Cristina Gutiérrez le retrasan

La española Cristina Gutiérrez lleva todo el día intentando arreglar su coche para terminar la undécima etapa del Dakar, entre Belén y Chilecito (Argentina).

La burgalesa está detenida desde primera hora de la mañana en la parte inicial del tramo cronometrado del día, de 280 kilómetros, sin que haya pasado todavía por el primer punto de paso del recorrido.

Gutiérrez, a bordo de un Mitsubishi Montero, fue la última de la décima etapa, entre Salta y Belén, al llegar de madrugada al campamento, después de que su coche presentara algunos problemas técnicos.

A falta de tres etapas para terminar el Dakar, la única piloto española del rally en coches intenta volver a poner en marcha su auto para completar su segundo Dakar, tras haber podido hacer el recorrido íntegro el año pasado.

Cristina Gutiérrez completa enferma la primera parte de la etapa maratón

-La única piloto española en coches del Dakar llega con fiebre al campamento militar de Uyuni, tras conducir más de 9 horas.

-La burgalesa acaba 41ª y sigue al frente de la categoría T1.S, con su Mitsubishi Montero de DKR Raid Service.

-“Ha sido un día muy difícil porque estoy con gripe y he pasado muy mala noche”.

Cristina Gutiérrez ha superado el ecuador del Dakar 2018, tras completar este sábado con gripe y décimas de fiebre la primera parte de la etapa maratón, entre La Paz y Uyuni, donde la caravana pernocta en un campamento militar. Al volante de su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service, la burgalesa ha superado heroicamente otra dura jornada con un 41º lugar provisional, con un registro de 9 horas, 25 minutos y 41 segundos.

La etapa 7 constaba de 425 kilómetros de carrera, además de otros 302 de enlace, todos ellos por territorio boliviano. Cristina Gutiérrez y su copiloto Gabi Moiset han tomado la salida bastante retrasados, lo que acentúa la dificultad al encontrarse con las pistas bastante maltrechas por el paso de otros vehículos, especialmente en jornadas como ésta, con muchos kilómetros de barro.

Además, hacia mitad de la especial, han tenido que detenerse a reparar el tirante trasero derecho de la suspensión de su 4x4. Ese inesperado contratiempo ha retrasado considerablemente a Cristina Gutiérrez, que había llegado a figurar en 34º lugar al paso por el waypoint número 2.

“Me he levantado con gripe y décimas de fiebre. Estoy algo pachucha y se me ha hecho dura esta etapa tan rompedora en la que se nos ha hecho de noche. Hemos roto un tirante trasero y suerte que llevábamos recambio. Un día muy complicado, pero lo importante es que hemos acabado y seguimos en carrera”, declaraba.

Superado el escollo, la única piloto española del Dakar 2018 en coches ha seguido con su fiabilidad habitual hasta la línea de meta, donde llegaba ya de noche, enferma y debilitada pero muy satisfecha. La joven odontóloga, que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, pasará la noche en el campamento militar de Uyuni junto al resto de competidores, donde tiene previsto visitar al doctor.

Para colmo, al no estar permitido recibir asistencia externa, antes de ir a dormir Cristina Gutiérrez y Gabi Moiset deben repasar bien la mecánica de su Mitsubishi para afrontar con garantías la segunda parte de la etapa maratón, el domingo. Serán casi 600 kilómetros entre Uyuni y Tupiza, 498 de ellos cronometrados con una parte de dunas a más de 3.500 metros de altura. Allí tratarán de mantener su buen nivel y defender el liderato de la categoría T1.S, reservada a los vehículos derivados de serie como el suyo.

Cristina Gutiérrez llega hasta la merecida jornada de descanso

-La burgalesa completa la primera semana de carrera como líder de la categoría T1.S, al volante de su Mitsubishi Montero de DKR Raid Service.

-Tras seis etapas muy duras, la única piloto española del Dakar en coches acumula casi 43 horas de competición.

Cristina Gutiérrez ha logrado superar de forma brillante la primera semana del Dakar más difícil de cuantos se han celebrado en Sudamérica. Así lo demuestra que este viernes vaya a disfrutar de una merecida etapa de descanso como líder de la categoría T1.S. En la general de coches, ocupa la 41ª posición con su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service.

La burgalesa está demostrando una encomiable tenacidad a lo largo de todas y cada una de las seis etapas disputadas hasta la fecha del Dakar 2018. Este jueves ha vuelto a sobreponerse a la tremenda dificultad que representaba rodar a 4.500 metros de altitud, por pistas embarradas y bajo la lluvia.

Junto a su copiloto Gabi Moiset, Cristina Gutiérrez ha completado los 313 kilómetros cronometrados en 4 horas, 28 minutos y 21 segundos, a hora y media del ganador de la etapa, su compatriota Carlos Sainz. En total, la única piloto española en coches acumula ya casi 43 horas (42h 51:13), lo que la sitúa en 41ª plaza absoluta.

Además, la piloto que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, se ha consolidado como líder de su categoría T1.S, reservada a los vehículos derivados de serie. Tras encaramarse el miércoles hasta la primera posición, este jueves ha reafirmado dicha situación de privilegio al ampliar su ventaja a más de 5 horas. Sin duda, un hito ganado a pulso que permitirá a Cristina Gutiérrez afrontar la jornada de descanso con muy buen sabor de boca.

Tras la pausa en La Paz (Bolivia), el Dakar 2018 se reanudará el sábado con la primera parte de la etapa maratón entre La Paz y Uyuni, con 302 kilómetros de enlace y otros 425 de especial, disputada íntegramente en Bolivia. Pero antes, Cristina se ha ganado a pulso disfrutar de un merecido reposo junto al resto de ‘supervivientes’ de este rally Dakar tan extremo.

Cristina Gutiérrez llega de noche al final de la etapa más crítica

-“Ha sido durísimo… ¡más de 11 horas! pero lo importante es que llegamos a meta y seguimos en carrera”.

-La única piloto española en coches del Dakar pasó más de 11 horas seguidas al volante del Mitsubishi Montero de DKR Raid Service y ya figura 50ª en la clasificación general.

Cristina Gutiérrez se crece ante las adversidades. Parece hecha de una pasta especial. Ayer martes volvió a demostrarlo… una vez más. Pasó casi 12 horas pilotando por las difíciles dunas de Perú, multitud de problemas la acecharon, pero ella nunca se rindió y logró llegar al campamento ya entrada la noche y sin perder la sonrisa. Allí la esperaban emocionados los miembros del equipo DKR Raid Service. Sus mecánicos de ARC-Miracar han trabajado toda la madrugada para dejar a su Mitsubishi Montero en condiciones de volver a salir este miércoles.

La cuarta etapa del Dakar 2018 pasará a la historia como una de las más difíciles de esta carrera desde que se celebra en Sudamérica. Muchos fueron los vehículos que tuvieron serios problemas a lo largo de los 444 kilómetros que formaron el bucle con salida y llegada a San Juan de Marcona (Perú), 330 de ellos cronometrados.

Cristina Gutiérrez y su copiloto Gabi Moiset no fueron la excepción. A causa de las extremas temperaturas y de la exigencia de la etapa, su Mitsubishi Montero se calentaba en exceso y tuvieron que detenerse completados los primeros waypoints. Además, se encontraron multitud de trampas a lo largo del recorrido y se encallaron en varias ocasiones, la última ya en plena oscuridad. Pese a todo, la burgalesa tiró de coraje para seguir adelante y nunca desfalleció.

“La jornada ha sido durísima. ¡Más de 11 horas de etapa! Hemos sufrido problemas de temperatura en el coche y hemos tenido que esperar a que se enfriase. Eso nos ha retrasado y hemos llegado a las dunas en las horas de más calor”, explicaba Cristina Gutiérrez a su llegada al campamento, alrededor de las once.

“Además nos hemos encallado varias veces: una en las dunas, otra en una subida muy castigada por el paso de los camiones y una tercera en el fesh-fesh final, ya de noche”, proseguía la burgalesa, fatigada pero muy orgullosa por haber ‘sobrevivido’ a la odisea.

La joven odontóloga, que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, no perdió la moral en ningún instante, a pesar de tener que completar los últimos 50 kilómetros en noche cerrada. “Lo más importante es que llegamos a la meta, el coche está entero, hemos sumado una etapa más y seguimos en carrera”, resumía.

Al final, invirtió 11 horas, 20 minutos y 18 segundos, un crono que le otorgó la 51ª posición del día y la 4ª de su categoría T1.S, reservada a los vehículos derivados de serie. En la general, Cristina Gutiérrez figura 50ª con un tiempo total acumulado de 29h 16' 56''.

Este miércoles, la única piloto española en coches del Dakar 2018 ha tomado la salida de la quinta etapa, con mucho sueño, pero con la moral intacta. Le espera otra paliza de casi mil kilómetros entre San Juan de Marcona y Arequipa, con 666 km de enlace y otros 266 de especial.

Todo listo para que Cristina Gutiérrez y su Mitsubishi Montero inicien el Dakar 2018

Cristina Gutiérrez vive las horas previas al inicio del Dakar 2018 con gran ilusión y con menos nervios que hace un año, cuando debutó en el rally más duro del mundo y se convirtió en la primera piloto española capaz de terminarlo en coche. Tras un largo viaje, se ha reencontrado en Perú con su Mitsubishi Montero, que ha pasado las verificaciones en Lima, sin problemas. “Después de un año de trabajo, por fin se acerca la hora de disfrutar de esta experiencia”, confiesa la piloto burgalesa, cuya presencia en Sudamérica ha provocado una gran expectación.

“Este año estoy disfrutando más cada momento previo al inicio de la carrera, porque es la segunda vez que lo vivo y ya sé lo que toca cada día, desde el interminable viaje en avión, hasta el emotivo podio de salida, pasando por la recogida del coche en el puerto y las verificaciones. Tengo menos nervios que hace un año, pero mantengo la misma ilusión o incluso más”, declara la joven odontóloga de 26 años.

Lo que no deja de sorprenderle es el magnífico trato que está recibiendo desde su llegada a Perú. “En Sudamérica todo el mundo se vuelca con la caravana del Dakar, pero personalmente yo siento un cariño especial, porque se nota que aquí no están acostumbrados a ver una chica piloto, por lo que te saludan por todas partes y te desean mucha suerte. El ambiente en Lima es increíble y no quiero ni imaginarme la locura que se vivirá el sábado en la ceremonia de largada”, afirma Cristina Gutiérrez.

En su segunda participación consecutiva y tras el éxito que significó para ella terminar el Dakar 2017 el año de su debut, en esta ocasión se ha marcado un reto más ambicioso: “Nos gustaría luchar por la victoria en la categoría T1-S (vehículos derivados de serie). Por ganas e ilusión no quedará, eso seguro”. Para intentarlo contará con un vehículo más potente y ligero que el de la pasada edición: un Mitsubishi Montero 3.2 diésel 'common rail' con más de 200 CV y neumáticos BF Goodrich.

El 4x4 preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service pasó el miércoles las obligadas verificaciones y ya está listo para la carrera. “El coche está intacto, precioso… no puedo ni mirarlo, porque me entran unas ganas tremendas de ponerme al volante y empezar a dar gas”, reconoce Cristina Gutiérrez, que en esta 40ª edición irá acompañada por el experimentado copiloto Gabi Moiset.

La apasionante aventura dakariana comenzará el 6 de enero y, tras recorrer más de 9.000 kilómetros por Perú, Bolivia y Argentina terminará el día 20 en Córdoba, donde confía en volver a subir al podio como ‘finisher’ por segundo año seguido.

Suscribirse a este canal RSS