Armas
Acceso

Épico rescate del camión de Jordi Juvanteny en el desierto peruano

-El equipo español tuvo que abrir un camino por las dunas con maquinaria industrial para poder sacar su vehículo.

-“¡Ha sido toda una peripecia! Tres días de pico y pala”, explica el experimentado piloto catalán.

-“¡Era la olla de arena más grande que he visto nunca!”, apunta Criado, el español con más participaciones en el rally.

Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Javier Tamayo se vieron obligados a abandonar el Dakar 2018 después de que su camión quedará atrapado en una olla gigante durante el transcurso de la segunda etapa. El equipo español cayó junto a numerosos participantes en una trampa de arena de la que le fue imposible escapar. De todas formar, su Dakar particular no acabó del todo allí, ya que quedaba aún un reto casi tan difícil como acabar la carrera: rescatar el camión de las dunas.

“¡Ha sido toda una peripecia! Tres días de pico y pala para sacar el camión. Hemos tenido que organizar una logística muy complicada. Dentro de la caravana del Dakar todo es mucho más cómodo, pero por libre las cosas se complican en estos parajes”, explica Juvanteny.

Pese a pasar más de 30 horas atrapado en pleno desierto peruano, el KH-7 Epsilon Team se puso manos a la obra con el rescate inmediatamente. “El director del Rally Dakar, Etienne Lavigne, vino en persona a rescatarnos en helicóptero y nos dijo que nos ayudaría en todo lo posible, como así ha sido. Nos puso en contacto con el grupo Zulu, que realiza labores de apoyo a los vehículos de la carrera. En concreto con el equipo Zulu 2, que llevaban Aldo y Walter. Han estado tres días enteros con nosotros, nos han transportado y facilitado las cosas en todo momento. Han sido nuestros ‘ángeles de la guarda’”, relatan los integrantes del conjunto español, que son conocidos precisamente con ese sobrenombre por su solidaridad con el resto de participantes en el Dakar.

“El lunes por la noche, nada más llegar a Ica después de ser rescatados en helicóptero de la olla, Jordi ya se puso en contacto con una empresa de corrimientos de tierra que realiza habitualmente obras públicas. A la mañana siguiente, a primera hora, quedamos con Wilfredo, su responsable, para ir hacía el camión. Para rescatarlo disponíamos de un Bulldozer D8K con pala delantera y 35 toneladas de peso. Como no podíamos ir con esa máquina hasta el desierto, debimos contratar a su vez los servicios de un camión góndola para transportarla”, nos cuenta Criado.

“Hacía allí nos dirigimos un grupo de 10 personas, dispuestos a sacar nuestro vehículo, un MAN de 12 toneladas, de la arena. Íbamos muy lentos porque el camión góndola apenas podía circular a 4-5 km/h. Además, como el camino era de tierra, en varias ocasiones el Bulldozer se tuvo que bajar del camión para que éste pudiera avanzar y luego volver a subirse a él, lo que ralentizó aún más el trayecto”, prosigue el debutante Tamayo.

“A primera hora de la tarde por fin llegamos a la olla, donde afortunadamente seguía el camión, el último de toda la caravana del Dakar en salir de aquella trampa en medio de la inmensidad del desierto. Jordi ideó un camino para acceder hasta él y por el que éste pudiera salir de allí luego. Sólo quedaba construirlo… ¡Era la olla de arena más grande que he visto nunca! La pared alta medía unos 300 metros y la baja, por donde salieron los vehículos, unos 150”, afirma José Luis Criado, el español con más participaciones (28) en el Dakar.

“Ya de noche llegamos hasta la cima de la olla, pero debimos parar al quedarnos sin luz y volver de nuevo a la mañana siguiente. Seguimos con el trabajo para crear el camino, moviendo más arena de la que nadie puede imaginar, y por fin salimos de aquel fatídico lugar. Más que camino, ¡aquello era una autopista! Yo creo que a partir de ahora saldrá hasta en el Google Maps…”, apunta Juvanteny, que por su profesión es experto en maquinaria industrial y sabe mucho de estas lindes.

“Por la tarde, regresamos a Ica, donde nos despedimos de todas las personas que nos habían ayudado en esta odisea. ¡Qué gente tan fantástica! Inmediatamente tomamos camino a Arequipa y desde allí fuimos hacia la frontera con Argentina. Llevaremos el camión hasta Buenos Aires, desde donde volverá por barco, mientras que nosotros tomaremos un avión de vuelta a Barcelona”, concluye aliviado Tamayo.

Aventuras de este calibre sin duda sólo pueden ocurrir en una prueba tan extrema como el Rally Dakar y, sin duda también, sólo las pueden protagonizar auténticos dakarianos como Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Javier Tamayo.

El KH-7 Epsilon Team quiere seguir haciendo historia en el Dakar

-Jordi Juvanteny y José Luis Criado forman el equipo español con más participaciones a sus espaldas, con un total de 52 entre ambos.

-El próximo 6 de enero, Criado ampliará el récord nacional a 28 participaciones consecutivas.

-Buscarán su 14º triunfo en la categoría de 6x6 y el segundo título de Producción.

-La veterana pareja estará acompañada por el debutante Javier Tamayo.

El Dakar no podría concebirse sin la presencia del KH-7 Epsilon Team. El llamativo camión MAN es todo un clásico en el campamento dakariano y todos los integrantes de la caravana conocen a Jordi Juvanteny y José Luis Criado. No en vano, entre los dos acumulan ya la friolera de 52 participaciones y forman una pareja inseparable desde 1995. En el Dakar 2018 irán acompañados por el debutante Javier Tamayo, con el reto de buscar su 14ª victoria en la categoría 6x6 y la segunda en la de Producción.

“Llevamos todo el año esperando que empiece el Dakar y, por fin, ha llegado el momento. Pese a afrontar mi 28ª participación consecutiva, estoy con la máxima ilusión porque esta carrera es mi vida”, confiesa el copiloto José Luis Criado, que puede presumir de ser español con más ediciones del rally Dakar a sus espaldas (27).

Este carismático notario andaluz afincado en Catalunya explica cuáles son sus motivaciones para la edición de 2018: “Nuestro equipo lo completa Javier Tamayo, un auténtico neófito al que habrá que enseñar y cuidar mucho. Le conocemos bien y estoy convencido de que aportará grandes cosas en la cabina. Además, este año no realizaremos labores de asistencia, por lo que llevaremos menos recambios dentro del camión. En total, cargaremos con casi dos toneladas menos de peso, lo que nos permitirá ser más rápidos en las especiales y centrarnos en hacer nuestra propia carrera. Por fin podremos luchar de tú a tú con nuestros rivales”.

Criado es la mano derecha de Jordi Juvanteny, una ‘leyenda del Dakar’, muy respetado entre sus rivales por la sabiduría y experiencia acumulada desde que debutó en África el año 1991. “Ha llovido mucho desde entonces, pero estoy con la misma ilusión de siempre. Mecánicas, recorrido, tipo de carrera… todo es muy distinto. Incluso yo mismo he cambiado como piloto: ahora soy más sensato y no arriesgo tanto como cuando era joven. Pero conservo las mismas ganas de siempre, porque sin ilusión es imposible correr una prueba tan dura”, explica el piloto de Sant Feliu de Llobregat.

El recorrido en esta edición se presenta muy atractivo desde las primeras etapas en Perú, marcadas por las dunas. “Este año la organización parece haber hecho un gran esfuerzo por recuperar el espíritu dakariano y, a priori, las primeras etapas de tanta arena favorecerán a nuestro camión 6x6. Esperamos divertirnos al máximo, no tener problemas y luchar por la victoria en nuestras categorías”, reconoce un ilusionado Jordi Juvanteny, que en la pasada edición saltó a la fama por su habilidad a los mandos de una excavadora con la que rescató a varios camiones del barro en una jornada dantesca.

Esas imágenes que dieron la vuelta al mundo y las constantes ayudas ofrecidas a lo largo de toda la carrera, les permitieron ganarse a pulso el sobrenombre de ‘ángeles de la guarda’. “Sinceramente, espero no volver a encontrarme en una situación semejante, pero en el Dakar todo es posible y es mejor estar preparado por lo que pueda suceder”, sentencia. El precio a pagar fue de muchos minutos perdidos y, por consiguiente, despedirse de revalidar sus títulos conseguidos en 2016. Aun así, el equipo logró finalizar la pasada edición 31º de la general, tercero en Producción y segundo en 6x6 con su camión MAN.

Un año después, la ‘extraña pareja’ del KH-7 Epsilon Team se verá completada con el debutante Javier Tamayo. “Tengo mucha ilusión y la tranquilidad de ir acompañado por dos auténticos expertos dakarianos, con los que espero vivir una apasionante aventura, a pesar de las calamidades que pasaremos, según me cuentan. Espero saber sobreponerme a las situaciones de apuro, ser un buen componente del equipo y aportar todo lo que pueda”, declara el ‘rookie’ del equipo.

Este industrial de Granollers (Barcelona) verá hecho realidad uno de sus sueños de juventud: “Sigo el Dakar desde toda la vida y ya con 20 años, cuando corría en motocross, soñaba con participar en esta prueba algún día. Ahora se me ha presentado la oportunidad de vivir la experiencia en camión y, por fin, veré cumplido mi sueño. Me he preparado a conciencia y espero que mi debut en el Dakar marque mi vida”.

Juvanteny, Criado y Tamayo partirán desde el aeropuerto de El Prat (Barcelona) el próximo 2 de enero, rumbo a Lima, donde el día 6 arrancará la 40ª edición del rally más duro del mundo. Por delante, les aguardarán 14 exigentes etapas por Perú, Bolivia y Argentina con cerca de 9.000 kilómetros, la mitad de ellos cronometrados. Su desafío es llegar hasta la línea de meta de Córdoba (Argentina), aunque son conscientes de que el camino estará plagado de sorpresas.

El KH-7 Epsilon Team agranda su leyenda en el Dakar

-Juvanteny, Criado y González finalizan una edición más del rally, en el que suman ya la friolera de 72 participaciones entre los tres.


-El equipo español se ha clasificado 31º de la general, tercero en Producción y segundo en 6x6.

-Han ejercido de ‘ángel de la guarda’ hasta el último día, en el que han remolcado a un coche durante toda la especial.

-“Hemos sido cuatro en el camión. Estamos orgullosos de haber podido cumplir el sueño de Fernando Vega al haber llevado su pañuelo motero con nosotros hasta la meta final de Buenos Aires”.

El KH-7 Epsilon Team ha completado su gesta en el Dakar, en el que ni los infortunios ni los contratiempos han podido detener su marcha hasta Buenos Aires. El equipo español, uno de los más veteranos del rally, completa así una edición más y suma en su haber un total de 72 participaciones entre sus tres integrantes. Y es que el piloto Jordi Juvanteny ha tomado parte en la carrera en 25 ocasiones, el copiloto José Luis Criado -el español con más Dakar a sus espaldas- lo ha hecho consecutivamente en 27, y el navegante Enric González ha disputado 20. Méritos de los que muy pocos pueden presumir.

“¡Misión cumplida! Hemos llegado al final y hemos alcanzado el principal objetivo. Hay que estar satisfechos por el trabajo realizado en este Dakar, que ha sido muy duro”, afirma a modo de balance Juvanteny. “Ahora hay que celebrarlo y estar con la familia, que tenemos muchas ganas y nos lo hemos ganado”.

Por lo que respecta a esta última etapa del Dakar 2017, que constaba de un total de 786 kilómetros, aunque sólo 64 de ellos de especial, el KH-7 Epsilon Team ha finalizado en 40ª posición, a 44’09” del vencedor, el ruso Eduard Nikolaev (Kamaz), que también se ha llevado el título en camiones.

“Hemos hecho de ‘ángeles de la guarda’ hasta el final. Hoy hemos remolcado el coche del boliviano Orlando Careaga toda la especial para ayudarle a completar su primer Dakar. Estaba emocionado y nos lo ha agradecido muchísimo. Cuando hemos llegado con él a meta todo el público nos ha hecho la ola”, explica orgulloso de su labor González, tras haber rescatado durante todo el rally a una veintena de vehículos.

En la clasificación general, Juvanteny, Criado y González han acabado 31º, lastrados por la jornada que quedaron atrapados en el barro cuando ayudaban a otros camiones. El trío español no podido revalidar el título de Producción del año pasado, pero ha concluido en el tercer puesto de esta categoría y el segundo en 6x6, apartado que ganaron en 2016 y del que acumulan 13 trofeos.

“No siempre se puede ser el primero. Los demás también corren y el hecho de ayudar a otros vehículos no nos ha permitido en esta ocasión estar más adelante. De todas formas, estamos muy contentos por nuestro papel. Además, así el año que viene tenemos un aliciente nuevo al tratar de ganar otra vez en Producción y 6x6”, comenta Criado pensando ya en la próxima edición del rally.

Este nuevo Dakar para Juvanteny, Criado y González ha sido especial porque han llevado con ellos a alguien más. Y es que han cumplido el sueño del fallecido Fernando Vega, un apasionado del motor que siempre quiso participar en este rally. A petición de su viuda, los integrantes del KH-7 Epsilon Team han llevado con ellos en el camión durante toda la carrera y hasta el podio final de Buenos Aires un pañuelo motero de este aficionado, que de esta forma hacía realidad su deseo.

“Hemos sido cuatro en el camión. Este Dakar ha sido muy emotivo por tener de alguna manera a Fernando con nosotros. En los momentos más difíciles tocábamos el pañuelo y nos motivábamos con él para seguir adelante. Nos ha dado fuerzas para llegar a Buenos Aires y estamos muy orgullosos de haber podido cumplir su sueño”, destaca un emocionado Criado.

Finalmente, sobre la dureza de esta edición, el KH-7 Epsilon Team cree que “era un Dakar de muy buenas intenciones, aunque la meteorología ha impedido que las cosas salieran mejor. De todas formas, creemos que se están poniendo los mimbres para hacer que la carrera recupere toda su espectacularidad”. En 2018 el equipo español tiene intención de comprobarlo.

El KH-7 Epsilon Team, a un paso de completar otro Dakar

-Juvanteny, Criado y González acarician una nueva edición del mítico rally, que finaliza este sábado en la capital argentina.

-En la penúltima etapa, el equipo español ha cosechado su mejor resultado (27º), que le aúpa hasta el top 30 de la general.

-“Cuando no nos tenemos que parar a ayudar a otros participantes, estamos mucho más adelante”.

El KH-7 Epsilon Team ya tiene casi en su mano un nuevo Dakar. Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Enric González están a sólo una etapa de sumar una edición más a su extenso historial en la carrera más dura del mundo, en la que cuentan con más de 70 participaciones entre los tres.

En la penúltima etapa, disputada este viernes entre San Juan y Río Cuarto, han logrado además su mejor resultado de este Dakar, con un 27º puesto, a 3h 01’26” del vencedor de la etapa, Eduard Nikolaev. El ruso de Kamaz se reafirma así en el liderato de la general y roza su primer título como piloto.

Gracias a este buen resultado de hoy, el equipo español sube en la clasificación general y entra en el top 30, a falta de la llegada de los últimos camiones del día. Juvanteny, Criado y González figuran también en tercera posición de la categoría de Producción y en segunda de la de 6x6.

“La primera parte de la especial ha ido bien. Era un terreno duro, con bastante arena y montes altos. Por el trayecto hemos encontrado tirado al camión de Kolomy y hemos parado a ayudarle. También hemos tirado de un par de coches que tenían problemas en una zona de fesh fesh, pero de todas formas hemos tenido un buen ritmo en marcha. La segunda parte de especial era más rápida, con pistas, y no había que relajarse. Cuando no nos tenemos que parar, estamos mucho más adelante”, explica un satisfecho Juvanteny.

“Anoche, antes de esta undécima etapa, llegamos muertos. La jornada fue muy larga y hacía muchísimo calor en San Juan, aunque tuvimos suerte de llegar por la noche, cuando la temperatura era un poco más benévola. Además, como se nos había roto el soporte de la transfer y debimos repararlo, tuvimos trabajo hasta el final”, comenta a su vez Criado, cansado pero contento del trabajo del KH-7 Epsilon Team.

Este sábado se disputa la última etapa de este Dakar 2017, entre Río Cuarto y Buenos Aires. Aunque su longitud total es de 786 kilómetros, tan sólo 64 de ellos serán de especial, por lo que parece difícil que se produzcan cambios significativos en la general. Un paseo triunfal para todos los héroes que completen este mítico rally..
 

Merecida tregua para el KH-7 Epsilon Team en el Dakar

-“Por fin hemos tenido una etapa sin altercados, casi limpia. ¡Ya nos tocaba!”.

-29º de la jornada, el equipo español mantiene sus posiciones en la general.

-“Ahora lo que queremos es descansar un poco después de bastantes días muy movidos”.

El KH-7 Epsilon Team por fin ha podido disfrutar de una etapa tranquila en este Dakar 2017. El equipo español, que desde el inicio del rally acumula incidencias, rescates y aventuras de todo tipo, ha completado esta octava jornada de carrera sin problemas y se acerca un poco más a la meta de Buenos Aires.

“Hemos tenido una etapa sin altercados, casi limpia. ¡Ya nos tocaba!”, exclama un aliviado Jordi Juvanteny. “Hoy sólo hemos rescatado un vehículo, y era un quad que estaba a apenas 200 metros del final”, prosigue satisfecho el piloto de Sant Feliu de Llobregat.

Y es que en los últimos días han sido innumerables los participantes del Dakar a los que el KH-7 Epsilon Team ha socorrido y ha permitido seguir en competición, poniendo en riesgo incluso su continuidad en el rally. Ayer mismo, sin ir más lejos, ayudó al andorrano Albert Llovera a salir del barro: “Nos encontramos con el camión de Albert clavado y nos paramos a echarle una mano. Cuando estábamos tirando de él se rompió la eslinga con tan mala suerte que con el latigazo nos estropeó los tubos de freno traseros del camión. Esto nos obligó a repararlos y nos retrasó bastante”, explica José Luis Criado.

Volviendo a la jornada de este martes, la segunda parte de la etapa maratón, las lluvias torrenciales de los últimos días han vuelto a modificar el recorrido previsto. Los camiones debían transitar entre la localidad boliviana de Uyuni y la argentina de Salta y afrontar un total de 892 kilómetros, 492 de ellos de especial, pero finalmente sólo han hecho 171 cronometrados y se han dirigido directamente a Salta.

El holandés Martin van den Brink (Renault) ha sido el vencedor de esta octava etapa con un tiempo de 1h 55’20”. El KH-7 Epsilon Team, 29º a 1h 03’12”, sigue 37º en la general y se mantiene también como tercero de la categoría de Producción y segundo de 6x6. El nuevo líder de este Dakar 2017 es el ruso Dmitry Sotnikov (Kamaz), que arrebata esta posición a Gerard de Rooy.

“La primera parte de la etapa tenía bastante arena y dunas, pero la tierra era compacta y no nos ha dado muchos problemas. También había algunas trampas y barro e incluso hemos visto algunos camiones punteros con dificultades”, describe Enric González. “La segunda parte tenía pistas reviradas y barrancos, pero hemos mantenido un buen ritmo”, finaliza el tripulante catalán.

“El camión y nosotros estamos bien. Ahora lo que queremos es descansar un poco después de bastantes días muy movidos”, relata Criado, feliz de haber podido tener un pequeño respiro.

Este miércoles tendrá lugar la novena etapa del Dakar, completamente en suelo argentino, entre Salta y Chilecito. La ‘Super Belén’ consta de casi 1.000 kilómetros, con 406 de ellos de especial, casi todos fuera de pista, por lo que la navegación volverá a marcar las diferencias.
 

 

La remontada de Laia Sanz está en marcha

La de KH-7, que ha atacado desde el principio, ha llegado a rodar novena en la octava etapa.


Finalmente ha terminado 19ª para ganar una nueva posición en la general, donde ahora es 24ª.

La etapa reina prevista para este miércoles queda anulada debido a un enorme desprendimiento que ha cortado la carretera hasta Salta, punto de origen de la novena jornada del rally.

Al Rally Dakar 2017 le quedan pocos días y Laia Sanz no quiere dejar de luchar por lograr su objetivo de acabar entre los 15 primeros. "Es difícil pero es posible", la frase que tiene gravada en su mente, archivada al lado de otra que también decora su casco: "Quien tiene la voluntad, tiene la fuerza". Ese es el espíritu con el que la piloto de KH-7 ha afrontado la octava etapa, en la que ha luchado desde el principio por recuperar posiciones.

Hoy ha sido 19ª a 18'55" del vencedor y asciende un puesto más en la general para situarse 24ª, a 2h 40'31" del líder, a 38'35" del top 15 (exactamente igual que ayer) y un poco más cerca del décimo clasificado, que ahora está a 1h 04'31" (cinco minutos y medio menos que ayer).

Laia ha empezado la segunda parte de la etapa maratón muy fuerte y al ataque, lo que la ha llevado a alcanzar el primer way point (punto de paso) en décimo lugar y el wp2, en el noveno, a tres minutos del primero. Luego ha pasado al 15º puesto que ha mantenido durante buena parte del día hasta terminar 19ª finalmente.

Para seguir su progresión en la tabla, la piloto de KH-7 y el KTM Factory Rally Team necesita disputar hasta el último kilómetro de competición para trepar en la clasificación, pero las circunstancias no están siendo favorables para ella. Hacia la medianoche (en España) se conocía la noticia de la cancelación de la novena jornada, que debía ser la etapa reina de este Dakar 2017, entre Salta y Chilecito, conocida como la Súper Belén, con 977 kilómetros de recorrido, 406 de ellos cronometrados. Una avalancha producida por las intensas lluvias cortaba la carretera que tenía que llevar a la caravana del rally hasta la localidad argentina de Salta y, ante la imposibilidad de llegar a tiempo, la organización del Dakar se ha visto forzada a una nueva suspensión.

En total, en la presente edición del rally se han eliminado por causas derivadas de la meteorología 1.395 de los 3.288 kilómetros de especial previstos hasta la novena etapa, o lo que es lo mismo, el 42%.

Clasificación Etapa 8:
1. Joan Barreda (Honda) 4h 28'21"
2. Matthias Walkner (KTM) +3'51"
3. Sam Sunderland (KTM) +3'54"
4. Michael Metge (Honda) +4'25"
5. Joan Pedrero (Sherco) +6'00"
...
20. Laia Sanz (KTM) +18'55"

Clasificación General:
1. Sam Sunderland (KTM) 22h 01'08"
2. Pablo Quintanilla (Husqvarna) +20'58""
3. Adrien van Beveren (Yamaha) +28'49"
4. Matthias Walkner (KTM) +34'14"
5. Gerard Farrés (KTM) +34'24"
...
24. Laia Sanz (KTM) +2h 40'31"

El KH-7 Epsilon Team, imparable en el Dakar

-El veterano equipo español suma otra etapa más en su haber y prosigue el camino hacia la meta final de Buenos Aires.


-Juvanteny, Criado y González ocupan el 37º puesto de la general, mientras que son terceros en Producción y segundos en 6x6.

-La modificación de la octava etapa, prevista para este martes, acortará los kilómetros de especial para los camiones.

El KH-7 Epsilon Team continúa su andanza en el Dakar 2017, en el que este lunes ha completado la primera parte de la etapa maratón. Después de la aventura vivida desde el inicio de la quinta etapa, el pasado viernes, hasta que pudieron llegar tras muchas vicisitudes el domingo a La Paz durante la jornada de descanso, Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Enric González siguen en carrera con energías e ilusión renovadas.

En esta séptima etapa entre La Paz y Uyuni estaba previsto un recorrido de 622 kilómetros, con 322 de ellos de especial, pero debido a las malas condiciones del terreno después de las lluvias de los últimos días, el trayecto se ha visto modificado y el tramo cronometrado se ha reducido a 161 km. Como contrapartida, la longitud total de la jornada ha aumentado hasta los 801 km.

La victoria parcial en esta primera parte de la etapa maratón -en la que está prohibida la presencia de las asistencias- ha caído en manos del ruso Dmitry Sotnikov (Kamaz), que se aúpa a la segunda posición de la general por detrás del holandés Gerard de Rooy (Iveco), cuarto en esta etapa, que ahora sólo dispone de 2 minutos y 11 segundos de ventaja sobre él. Después de su 38º puesto en el día de hoy, a 2h 20’58” del vencedor, Juvanteny, Criado y González figuran en la 37ª plaza de la general. En la clasificación de la categoría de Producción estos duros veteranos suben al tercer lugar y en la de 6x6 continúan segundos.

Este martes se celebrará la octava etapa del Dakar 2017 entre la localidad boliviana de Uyuni y la argentina de Salta, que constituirá la segunda parte de la etapa maratón. En esta larga jornada los participantes del rally debían afrontar inicialmente un total de 892 kilómetros, con 492 km de especial y otros 400 de enlace, pero el desbordamiento de un río en el primer tramo cronometrado ha obligado a modificar el recorrido.

Así, la carrera quedará suspendida en el kilómetro 174 en todas las categorías, punto desde el que los camiones irán directamente a Salta, ya que no realizarán el segundo tramo de la especial. El recorrido fuera de pista, las dunas y todavía la altura serán los grandes obstáculos del día para el KH-7 Epsilon Team y el resto de participantes.

El KH-7 Epsilon Team sigue vivo en el Dakar después una epopeya

-El camión español logra llegar a La Paz en la jornada de descanso y podrá seguir en carrera pese a estar al borde del abandono.

-Tras rescatar a numerosos participantes, incluido el camión escoba, Juvanteny, Criado y González quedaron atrapados en el recorrido durante un día entero.

-“Lo que hemos vivido es para hacer una película”, comentan estos veteranos que ya acumulan más de 70 participaciones en el rally.

-“El propio Marc Coma nos felicitó por haber podido llegar y ayudar a tantos participantes. Cosas como éstas representan ‘el verdadero espíritu del Dakar’, en palabras suyas”.


El KH-7 Epsilon Team ya está en La Paz después de vivir toda una odisea desde la quinta etapa, celebrada el pasado viernes, y en la que se quedó atrapado en el recorrido mientras rescataba a otros participantes. El conjunto español llega así al ecuador de la carrera en la jornada de descanso y puede seguir en competición tras verse al borde de la retirada a causa de las pésimas condiciones del terreno y la dura climatología.

“Lo que hemos vivido es para hacer una película”, relata José Luis Criado. “El viernes estábamos haciendo una etapa relativamente tranquila hasta que nos encontramos con dos camiones de De Rooy clavados en un río seco. Los sacamos a ellos y a otros vehículos que también estaban atrapados en el barro. Estuvimos unas dos horas para conseguirlo y luego seguimos la marcha”, explica el español con más ediciones del Dakar en su haber (27 con ésta).

“A los 7-8 kilómetros tras retomar la marcha volvimos a encontrarnos a otro camión de De Rooy en una situación aún peor. Para rescatarle no podíamos acercarnos a él a causa del estado del terreno, incluso había alguna máquina clavada también. Yo mismo cogí una retroexcavadora que había allí, construí con ella una plataforma de tierra para poder entrar nuestro camión y rescatar al vehículo. Había gente en el lugar y todo el mundo estaba aplaudiendo por el espectáculo y por haberlo logrado”, describe un emocionado Jordi Juvanteny.

Pero la aventura del KH-7 Epsilon Team no acabó allí ni mucho menos: “Seguimos y unos 10-15 kilómetros después fuimos nosotros los que nos quedamos clavados en el barro en una pista. El camión del andorrano Jordi Ginesta nos intentó sacar, pero también se quedó atrapado. Nadie nos podía rescatar y estuvimos hasta la madrugada intentándolo, pero fue imposible. Con el frío y la lluvia era dantesco, muy duro. Tuvimos que hacer incluso una hoguera durante la noche. Estábamos a más de 4.000 metros de altura, agotados y ahogados con tanto esfuerzo, hasta necesitamos oxígeno”, comenta Enric González.

“Por la mañana, finalmente Ginesta puedo salir y luego nosotros. Al estar suspendida la etapa del sábado la organización nos dijo que podíamos continuar el recorrido previsto pasando por Oruro de camino a La Paz. De todas formas, antes nos pidieron que rescatáramos al camión escoba, que también se había quedado atrapado. Lo sacamos y seguimos la ruta los tres camiones juntos, ayudando a vehículos por el camino y quedándonos a la vez nosotros atrapados en algunas ocasiones, aunque logrando salir. Hicimos unos 1.000 kilómetros desde las 12 del mediodía del sábado hasta pasadas las 4 de la mañana del domingo”, prosigue Juvanteny.

“El propio Marc Coma cuando nos vio a la llegada nos abrazó y nos felicitó por toda esta odisea y por haber ayudado a tantos participantes. Cosas como éstas representan ‘el verdadero espíritu del Dakar’, en palabras suyas”, concluye Criado.

Lejos de conformarse con seguir en carrera, el equipo español no olvida la clasificación general en las categorías de Producción y 6x6, de las que son los actuales campeones. “Lucharemos hasta el final porque lo que nos ha pasado a nosotros le puede pasar también a otros participantes y no descartamos todavía nada”, afirma un optimista y motivado González.

El KH-7 Epsilon Team -39º de la general, 4º en Producción y 2º en 6x6- ha aprovechado lo que resta de la jornada de descanso para recuperar fuerzas después de tres interminables días de camino desde Tupiza, inicio de la quinta jornada, hasta La Paz, final de la sexta etapa, que fue anulada el sábado debido a las lluvias torrenciales.

Este lunes el camión de Juvanteny, Criado y González deberá afrontar la séptima etapa del Dakar 2017, entre La Paz y Uyuni, todavía en Bolivia. Con un total de 622 kilómetros, 322 de ellos de especial, esta primera parte de etapa maratón no dará respiro al veterano KH-7 Epsilon Team, que ha vivido en estos últimos días una de sus mayores aventuras de los más de 70 Dakar que suman ya entre sus tres integrantes.

El KH-7 Epsilon Team, atrapado en Bolivia

-El camión de Juvanteny, Criado y González se encalla en el barro mientras rescataba a otros participantes.


-El equipo español sigue esperando una máquina que les ayude para poder continuar en carrera.

-El KH-7 Epsilon Team ha vivido una de las jornadas más duras de su dilatada carrera deportiva en este complicadísimo Dakar

En la quinta etapa, disputada este pasado viernes entre Tupiza y Oruro, en pleno altiplano boliviano, Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Enric González quedaron atrapados en el recorrido y todavía continúan allí.

A la altura del kilómetro 125 del día, el KH-7 Epsilon Team se paró a ayudar a salir del barro a varios vehículos, con la mala fortuna que al final fueron ellos los que se quedaron atrapados. Al ser un camión de esas dimensiones y peso, ningún otro vehículo de carrera les pudo sacar.

Este sábado, en la jornada prevista para la sexta etapa, que ha sido anulada por la organización debido a las lluvias torrenciales, el veterano equipo español sigue esperando una máquina que les rescate para poder continuar camino a La Paz. Si lo consiguen, aún deberían comprobar con la organización si pueden seguir en carrera y con qué penalización.

El hecho de no haber etapa hoy y de que mañana domingo tenga lugar el día de descanso les puede dar una oportunidad de reengancharse al Dakar, como es su intención. Pese a este contratiempo, Juvanteny, Criado y González se encuentran en buenas condiciones y con ganas de seguir su aventura en el Dakar.

En cuanto a la situación de la carrera, como en la jornada anterior, el más rápido de la quinta etapa -que vio reducida su especial debido a la lluvia- volvió a ser Gerard de Rooy, a cuyo camión realizan labores de apoyo Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Enric González. Gracias a este triunfo, el holandés se coloca también como líder de la general, por delante de la armada rusa de los Kamaz.

Por su parte, el camión de KH-7 figuraba hasta esta última fatídica etapa en la 30ª posición de la general. En la clasificación de la categoría de Producción, Juvanteny, Criado y González ocupaban el cuarto lugar, mientras que en la de 6x6 eran segundos.
 

Suscribirse a este canal RSS