Armas
Acceso

Cristina Gutiérrez: "Estoy muy contenta de haber terminado mi segundo Dakar"

La piloto española Cristina Gutiérrez, que terminó este sábado su segundo Dakar, aseguró al llegar a España que está "muy contenta" de haber completado por segunda vez el rally por etapas más duro del mundo, más aún con los problemas que han tenido en las etapas finales.

"Estoy muy contenta de haber podido superar todos los problemas que hemos tenido, han sido los últimos cuatro días complicados para nosotros, pero el equipo ha funcionado completamente y estoy muy contenta de haber terminado mi segundo Dakar", señaló la piloto burgalesa a su llegada este lunes al Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas.

La piloto de Mitsubishi, que terminó trigésima octava en la categoría de coches, reconoció que en ésta, su segunda participación, ha vivido "mucha tensión" y ha sido "complicado superarlo", pero gracias al apoyo de su equipo y de su copiloto Gabi Moiset.

"Gabi ha hecho de copiloto, de psicólogo... Hemos hecho una dupla muy bonita, hemos conseguido llegar al final, y sabe muy bien llegar al final habiendo tenido todos estos problemas", destacó.

Para Cristina Gutiérrez ha sido "el Dakar más duro" en su experiencia, algo que concuerda con los expertos, que han considerado esta edición como la más exigente de las disputadas en Suramérica

"Para mí respecto al año pasado sí ha sido más duro y los expertos que llevan más años también lo dicen. Una alegría haberlo superado", destacó la burgalesa, que dijo que está "un poco en las nubes" y que "ojalá pueda repetir".

En cuanto a sus objetivos de futuro, Gutiérrez espera "seguir aprendiendo, compitiendo" y "hacer más Dakares"

"Es una carrera preciosa en la que te superas personalmente con todo lo que te va pasando. Es una carrera que admiro y que ojalá pueda hacer otra vez", añadió.

Gutiérrez llegó a Madrid en el mismo vuelo procedente de Buenos Aires (Argentina) que el campeón de coches, Carlos Sainz, que festejó su segundo título en esta prueba (el anterior fue en 2010) con un centenar de aficionados y del que la burgalesa también destacó su gran trabajo para ganar la carrera.

"Carlos ha hecho un carrerón, hemos recogido las maletas juntos le he seguido lo que he podido por las redes y la verdad es que se ha marcado un carrerón con lo difícil que era. Os puedo prometer que ha sido una dificultad no caer en trampas y él lo ha hecho perfecto. Así que enhorabuena", finalizó.

Cristina Gutiérrez también tuvo aficionados que acudieron al aeropuerto madrileño a felicitarla por concluir la carrera, en especial uno que acudió disfrazado de tortuga, el animal con el que se identifica la burgalesa en las redes sociales.

Cristina Gutiérrez hace historia en el Dakar 2018

-La burgalesa finaliza el rally más duro del mundo por segundo año consecutivo.

-Ha sido la única piloto femenina capaz de completar la prueba en coches, como 38ª absoluta y 2ª de su categoría T1.S.

-“Me parece un sueño llegar hasta la meta después de la odisea vivida esta semana”.

Cristina Gutiérrez se ha convertido en una súper heroína del motor. La española ha sido la única piloto capaz de finalizar el Dakar 2018 en coches. Y lo ha logrado después de superar una última semana infernal, en la que apenas ha tenido tiempo de descansar. Este sábado tenía motivos de sobras para mostrarse eufórica en la meta de Córdoba (Argentina). “Parece que estoy soñando”, repetía una y otra vez.

“Esta segunda semana ha sido durísima, una auténtica odisea en la que nos ha pasado de todo”, reconocía Cristina Gutiérrez nada más culminar la última etapa. Algunos días llegó a conducir durante casi 20 horas seguidas, otros tuvo que ser remolcada por el camión de asistencia e incluso llegó a enlazar el final de una jornada con el inicio de la siguiente, sin margen para recuperar fuerzas.

Pero nada ni nadie pudo doblegar a una Cristina Gutiérrez que ha demostrado, una vez más, tener una moral de hierro y una increíble capacidad de sufrimiento. “En cinco días calculo que habré dormido poco más de dos horas… estoy que no puedo con mi alma”, confesaba la burgalesa todavía al volante de su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service. Un coche prácticamente de serie que ha resistido al exigente recorrido de esta edición, la más dura de cuantas se llevan disputadas en Sudamérica.

“El ‘bicho’ (como Cristina llama a su todoterreno) se ha portado fenomenal y todo el equipo ha realizado un trabajo increíble desde la primera hasta la última etapa. Sin su ayuda me hubiera resultado totalmente imposible acabar este Dakar tan difícil, en el que hemos tenido que superar situaciones realmente complicadas. También ha sido clave el apoyo de Palibex, porque en momentos críticos aparecían para ayudarme a llegar”, agradecía la burgalesa que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín.

En los instantes más críticos, tuvo la ayuda de su compañero de aventura dakariana Gabi Moiset. “Gabi ha hecho de copi, de navegante, de mecánico y también de psicólogo, ayudándome a superar los peores momentos”. Por su parte, el experto copiloto reconocía que “me ha encantado compartir esta experiencia con Cristina; es una auténtica crack”.

A pesar de las enormes dificultades de esta edición, la española ha mejorado el 44º lugar del 2017, cuando se convirtió en la primera y única piloto española capaz de acabar un Dakar en coches. Este año, la joven odontóloga ha terminado 38ª absoluta y segunda de la categoría T1.S. Además, puede presumir de ser la única piloto de coches que ha llegado hasta la meta este año. Por el camino se quedaron la argentina Alicia Reina y la peruana Fernanda Kanno, que abandonaron en las etapas 3 y 11, respectivamente.

Antes de subir al podio del Dakar 2018, Cristina Gutiérrez tenía unas palabras de agradecimiento para la afición que ha seguido con auténtica pasión su aventura: “Estamos muy contentos de todo el apoyo recibido desde España, que nos ha dado fuerzas para continuar adelante día tras día. ¡Ojalá haya otro Dakar!“.

 

Laia Sanz termina su octavo Dakar en una extraordinaria 12ª posición fina

La piloto de Soficat Xerox ha cumplido su objetivo de acabar dentro del top 15 y ha estado muy cerca de repetir el histórico 9º lugar que logró en 2015.

La 18 veces campeona del mundo amplía su registro de fiabilidad tras cruzar la meta del rally más duro del mundo en ocho de ocho participaciones.

“Estoy muy contenta. Creo que he hecho muy buenas etapas, he sido muy regular y he tenido que luchar hasta el final. Le doy mucho valor al 12º puesto en este Dakar”.
Ocho de ocho. Antes de empezar el Dakar hay una estadística que sugiere -por el momento- una apuesta segura: Laia Sanz alcanzará la meta, sea donde sea, con la dificultad que haya que superar y con los kilómetros que toque recorrer. Así lo demostró nuevamente este pasado sábado la piloto de Soficat Xerox al terminar por octava vez consecutiva la prueba más exigente del motor, en una edición que ha destacado por su extrema dureza. Y lo ha hecho con una brillante actuación de principio a fin, cumpliendo su objetivo de acabar entre los 15 primeros y, además, a las puertas del top 10, en una definitiva 12ª posición que se convierte en su segundo mejor resultado en el rally.

“Estoy muy satisfecha porque he cumplido mi objetivo en una edición que además ha sido durísima y con un grandísimo nivel de pilotos y marcas. Me he quedado a las puertas del top 10, pero veo que puedo estar ahí. Siento que he dado un paso adelante en pilotaje y velocidad. La nueva KTM 450 Rally, con la que me siento muy cómoda, me ha ayudado. Que cada vez tenga más experiencia y que este año haya llegado al Dakar mejor preparada físicamente también han sido factores importantes”, confiesa.

Laia ha estado muy cerca de igualar el noveno puesto que logró en 2015 y que en la historia figurará como el mejor resultado de una mujer en motos en el Dakar. Sólo le han faltado 18’42” para repetir ese resultado y 14 minutos y 26 segundos para cazar el décimo puesto.

“Estoy muy contenta. Creo que he hecho muy buenas etapas, he sido muy regular y he tenido que luchar hasta el final. Le doy mucho valor al 12º puesto en este Dakar. Ha sido una edición muy dura, he sufrido, pero he disfrutado y me ha gustado. He felicitado a Marc Coma por el recorrido que ha diseñado”, señala incombustible.

Lo único que pudo frenar la progresión de la 18 veces campeona del mundo fueron dos caídas. La primera en la 10ª etapa le hizo perder tiempo al romper los instrumentos de navegación, pero la que verdaderamente puso en jaque su resistencia fue la que sufrió al día siguiente, a pocos kilómetros para finalizar la conocida como Súper Fiambalá, en la que los primeros coches y camiones salieron mezclados con las motos.

“Sólo hay una cosa que no me ha gustado de este Dakar y fue la 11ª etapa. Allí perdí las opciones de hacer un top 10. Salir después de los diez primeros coches y los cinco primeros camiones significa encontrarte las pistas en muy mal estado y te obliga a desgastarte mucho. Ese día acabé con una fuerte caída por el agotamiento. En cambio, al grupo de diez motos que salían primero, entre los que estaban los pilotos con los que peleaba por la clasificación general, le fue mejor. Ese día mis rivales me sacaron 20 minutos”, lamenta.

Desde entonces, Laia debió pilotar dolorida de la espalda y una mano, pero haciendo gala de su increíble fortaleza condujo la KTM hasta la meta de Córdoba. En la 14ª y última jornada de competición incluso tuvo que pelear duro para mantener el 12ª lugar frente al boliviano Daniel Nosiglia, que empezó a un minuto y 44 segundos de ella.

“Salíamos en orden inverso y cada 30 segundos, así que fui toda la especial dentro del polvo. No quería que me pasará como cuando Ivan Jakes me arrebató el octavo puesto en 2015 y sabía que la mejor manera de controlar a Nosiglia era adelantarle. Una vez lo hice me relajé un poco y al cabo de un rato me lo encontré detrás pegado a mí, así que volví a dar gas para que no me pasara”, narra la mejor piloto de todos los tiempos.

La satisfacción de Laia Sanz se ha completado con el triunfo del KTM Factory Racing Team, que ha situado al austríaco Matthias Walkner en lo más alto del podio. “Estoy muy feliz por él y por el equipo. Es el mejor sitio en el que podría estar, con grandes compañeros. Somos como una familia”, celebra.


Clasificación final:
1. Matthias Walkner (KTM) 41h 06’01”
2. Kevin Benevides (Honda) +16’53”
3. Toby Price (KTM) +23’01”
4. Antoine Meo (KTM) +47’28”
5. Gerard Farrés (KTM) +1h 01’04”
...
12. Laia Sanz (KTM) +2h 56’02"


Nota: Laia Sanz llegará a España este próximo lunes 22 de enero procedente de Córdoba (Argentina). La piloto de Soficat Xerox aterrizará en Barcelona a las 9:15 con el vuelo IB 800 tras hacer escala en Madrid. Laia atenderá a los medios de comunicación en la terminal T1 de llegadas del Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Cristina Gutiérrez, tres etapas sin apenas dormir y a base de agua y plátanos

La burgalesa Cristina Gutiérrez, la única mujer española que compite en el Dakar en la categoría de coches, ha enlazado las tres últimas etapas sin apenas dormir y alimentándose a base de agua y plátanos.

Gutiérrez ha encadenado este jueves su tercera jornada sin apenas descansar. El miércoles completó casi toda la undécima etapa de noche y esta mañana, recién llegada al campamento de Chilecito, volvió a emprender la marcha al volante de su Mitsubishi Montero, informa su equipo.

El miércoles, en la décima etapa, peligró su continuidad por un problema con una válvula del turbo causado por el exceso de temperatura al forzar por los pasos de ríos de arena.

Al no poder reparar en plena especial, fue remolcada por el camión de asistencia durante unos 400 kilómetros por pistas y dunas muy complicadas, lo que obligó a la burgalesa a mantenerse en tensión durante muchas horas.

Pero la piloto de Burgos llegó hasta la meta tras 19 horas de carrera y clasificada en la quincuagésima posición.

En el campamento, los mecánicos de ARC-Miracar, dentro de la estructura de DKR Raid Service, trabajaron a toda prisa para solucionar la avería, aunque le resultó materialmente imposible por la falta de tiempo.

De ahí que el equipo decidiera iniciar el miércoles la undécima etapa, entre Belén y Chilecito, nuevamente remolcados para, unos kilómetros más adelante, parar y, gracias a los conocimientos de su copiloto, Gabi Moiset, terminar de reparar el coche.

Ello permitió a Cristina Gutiérrez seguir en carrera, si bien cuando finalmente pudo reanudar la marcha era casi de noche.

Eso la obligó a pasar las temidas dunas de Fiambalá en plena oscuridad, guiada por Moiset. Juntos,y después de múltiples peripecias, lograron llegar a la meta de Chilecito hacia las 6 de la mañana locales de este jueves. La burgalesa se alimentó a base de plátanos y mucha agua.

Tras media hora escasa de descanso en la que los mecánicos aprovecharon para repasar el coche, este jueves fue autorizada a iniciar la duodécima etapa, con cinco horas de retraso sobre su horario previsto. EFE

Los problemas mécanicos de Cristina Gutiérrez le retrasan

La española Cristina Gutiérrez lleva todo el día intentando arreglar su coche para terminar la undécima etapa del Dakar, entre Belén y Chilecito (Argentina).

La burgalesa está detenida desde primera hora de la mañana en la parte inicial del tramo cronometrado del día, de 280 kilómetros, sin que haya pasado todavía por el primer punto de paso del recorrido.

Gutiérrez, a bordo de un Mitsubishi Montero, fue la última de la décima etapa, entre Salta y Belén, al llegar de madrugada al campamento, después de que su coche presentara algunos problemas técnicos.

A falta de tres etapas para terminar el Dakar, la única piloto española del rally en coches intenta volver a poner en marcha su auto para completar su segundo Dakar, tras haber podido hacer el recorrido íntegro el año pasado.

Cristina Gutiérrez, a cinco días de acabar su segundo Dakar

-La única española capaz de completar el rally más duro del mundo en coches está muy cerca de repetir la gesta.

-Tras nueve durísimas etapas, la burgalesa figura 36ª de la general, con su Mitsubishi Montero de DKR Raid Service.

-“Hemos sufrido mucho, pero hemos llegado muy lejos y seguimos adelante sin perder la sonrisa”.

Cristina Gutiérrez está muy cerca de finalizar el Dakar por segundo año consecutivo. La burgalesa ha superado con muy buena nota la primera mitad de la presente edición, a pesar de tratarse de la más dura desde que la prueba se celebra en Sudamérica. A falta de cinco etapas, ocupa la 36ª posición absoluta y lidera la categoría T1.S con el Mitsubishi Montero copilotado por Gabi Moiset y preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service.

“Está siendo un Dakar muy duro, pero también espectacular, por sus paisajes, bonitas etapas, difícil navegación… Todo lo que adelantó Marc Coma se está cumpliendo. Para nosotros, está resultando muy tenso porque tanto Gabi como yo hemos sufrido mucho todas las jornadas y los mecánicos llevan días sin apenas dormir”, resumía la piloto desde el campamento.

Este lunes, como el resto de participantes, Cristina Gutiérrez ha tenido menos actividad de la prevista, ya que la etapa ha sido suspendida y la caravana dakariana se ha dirigido de forma neutralizada por carretera hasta Salta (Argentina). Los organizadores tomaron esta drástica decisión a causa de las fuertes lluvias caídas en Bolivia, país por el que debía transitar buena parte de la jornada de hoy.

Un descanso que ha sido muy bien recibido para la única piloto española en coches del Dakar, ya que ha competido afectada por una gripe durante las dos últimas jornadas, coincidiendo con la exigente etapa maratón. Ha pasado momentos difíciles, pero se encuentra mejor y ya no tiene fiebre. “Gracias a la suspensión, hoy tengo un poquito más de tiempo para descansar y recuperarme de la gripe”, confesaba ilusionada.

La interrupción también ha permitido a su equipo DKR Raid Service poner a punto el Mitsubishi Montero para afrontar en perfectas condiciones las jornadas que restan, todas ellas ya en territorio argentino. Mañana martes, la carrera partirá desde Salta y llegará a Belén después de completar casi 800 kilómetros, 373 de ellos cronometrados.

Cristina Gutiérrez, que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, tiene clara su estrategia: “Las cinco etapas que quedan pintan muy duras, pero nosotros seguiremos igual como hasta ahora, avanzando sin cometer errores y conservando la mecánica, siempre con una sonrisa”. Ésa fue la clave que le permitió finalizar el año pasado en su debut y ése vuelve a ser el camino a seguir en busca de revalidar su gesta.

 

Laia Sanz, a punto para afrontar el último tramo del Dakar en el top 15

La piloto de Soficat Xerox aguarda la parte final del rally tras la suspensión de la novena etapa.

“Ya hemos visto que han pasado muchas cosas en estas dos etapas de Bolivia y pasarán muchas más en los dos días de la otra maratón que falta”.

“Me está encantando este Dakar. Me gusta que sea duro, si no lo fuera no sería el Dakar”.

Día de impase en el Rally Dakar. Se tenía que disputar la novena etapa este lunes, pero por motivos logísticos y climatológicos la organización de la prueba decidió suspenderla. De este modo, Laia Sanz y el resto de participantes han cubierto el itinerario entre Tupiza (Bolivia) y Salta (Argentina) por carretera. La piloto de Soficat Xerox afrontará mañana la décima especial desde la 14ª posición de la general, a 21 minutos y 23 segundos del top 10, después que una actualización de resultados la desplazara del noveno puesto al décimo en la etapa disputada este pasado domingo.

Para Laia Sanz, el cambio de posición no tiene ninguna importancia y no afecta de ningún modo las sensaciones que está teniendo a lomos de la nueva KTM 450 Rally una vez superada la primera semana de competición. “Todo está yendo muy bien hasta ahora. Creo que estoy haciendo lo que tenía que hacer, pero queda carrera aún. Ya hemos visto que han pasado muchas cosas en estas dos etapas de Bolivia y pasarán muchas más en los dos días de la otra maratón que falta”, comenta.

Tras este involuntario parón, la de Corbera de Llobregat no duda que lo más duro del rally está muy cerca, en las próximas jornadas, que a partir de mañana se disputarán ya en terreno argentino: “Lo que nos viene ahora es lo que el año pasado fue la parte más dura, con un día de navegación en un río seco donde todo el mundo se perdió. Tendremos jornadas de mucho calor y eso hará que las motos sufran. En la clasificación pueden pasar tantas cosas aún... Las diferencias son pequeñas, pero la sensación que tengo es que estos próximos días se incrementarán mucho”.

Sobre el nuevo formato que ha presentado el Rally Dakar este año, Laia no duda en alabar el trabajo hecho por Marc Coma: “Me está encantando esta edición que ha planteado Marc. Que la carrera haya regresado a Perú es una gran cosa porque nos ofrece escenarios muy bonitos y con mucha arena. Y en cuanto a la dureza, me gusta que sea así, si no fuera duro no sería el Dakar”.

Mañana martes se disputará la décima etapa, entre Salta y Belén, con 373 kilómetros cronometrados y 424 de enlace.

Cristina Gutiérrez concluye la maratón pese a la gripe

-La burgalesa supera otra jornada infernal al volante del Mitsubishi Montero de DKR Raid Service.

-Ha pilotado mermada físicamente durante más de 9 horas sobre barro, dunas y pistas por encima de 4.500 metros de altura.

-“Ya me encuentro bastante mejor y casi no tengo fiebre”, comentaba la única piloto española en coches del Dakar 2018.

Cristina Gutiérrez puede sentirse orgullosa de haber superado dos días muy complicados. A las dificultades comunes para todos los participantes, la burgalesa ha sumado un proceso gripal que le ha obligado a pilotar mermada de salud. Aun así, hoy ha llegado a la meta de Tupiza en la 42ª posición absoluta y primera de la categoría T1.S, a los mandos de su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service.

La única piloto española que ha finalizado el Dakar en coches no arroja la toalla y resiste contra viento y marea, día tras día con el objetivo de repetir la gesta por segundo año consecutivo. Este domingo ha tenido que conducir 9 horas, 10 minutos y 3 segundos de carrera afectada por una gripe que arrastra, paradójicamente, desde la etapa de descanso.

Cristina Gutiérrez, con la ayuda de su experto copiloto Gabi Moiset, ha ido superando obstáculos en forma de barrizales, ríos, pistas e incluso dunas a más de 4.500 metros de altura, en su camino hacia la meta ubicada en Tupiza, todavía en Bolivia. Su descomunal esfuerzo se ha visto recompensado con una brillante 42ª plaza absoluta, la segunda mejor tras la 41ª firmada ayer.

“La segunda parte de la etapa maratón ha sido más rápida y complicada que la primera. Por eso hemos decidido tomárnoslo con tranquilidad y conservar la mecánica, pensando en todo lo que todavía nos queda por delante de este difícil Dakar”, explicaba Cristina a su llegada a la línea de meta.

Después de 8 etapas, la joven odontóloga acumula ya 61 horas, 26 minutos y 57 segundos de competición y ocupa el 36º puesto provisional en la general. Además, la piloto, que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, lidera desde hace varias jornadas su categoría T1.S, que agrupa a los vehículos derivados de serie.

La organización ha decidido suspender la etapa 9 prevista para mañana lunes entre Tupiza y Salta por motivos climatológicos. La caravana dakariana se dirigirá por carretera hasta la localidad argentina, lo que sin duda representará un respiro para la mayoría de participantes.

“Hoy me he encontrado bastante mejor de salud, aunque todavía con un poco de fiebre. La suspensión de mañana nos vendrá fenomenal para que yo me recupere de mi gripe y para que los mecánicos vuelvan a poner a punto el ‘bicho’ [así llama ella a su Mitsubishi Montero] y lo preparen para afrontar con garantías las etapas de Argentina”, reconocía.

Cristina Gutiérrez completa enferma la primera parte de la etapa maratón

-La única piloto española en coches del Dakar llega con fiebre al campamento militar de Uyuni, tras conducir más de 9 horas.

-La burgalesa acaba 41ª y sigue al frente de la categoría T1.S, con su Mitsubishi Montero de DKR Raid Service.

-“Ha sido un día muy difícil porque estoy con gripe y he pasado muy mala noche”.

Cristina Gutiérrez ha superado el ecuador del Dakar 2018, tras completar este sábado con gripe y décimas de fiebre la primera parte de la etapa maratón, entre La Paz y Uyuni, donde la caravana pernocta en un campamento militar. Al volante de su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service, la burgalesa ha superado heroicamente otra dura jornada con un 41º lugar provisional, con un registro de 9 horas, 25 minutos y 41 segundos.

La etapa 7 constaba de 425 kilómetros de carrera, además de otros 302 de enlace, todos ellos por territorio boliviano. Cristina Gutiérrez y su copiloto Gabi Moiset han tomado la salida bastante retrasados, lo que acentúa la dificultad al encontrarse con las pistas bastante maltrechas por el paso de otros vehículos, especialmente en jornadas como ésta, con muchos kilómetros de barro.

Además, hacia mitad de la especial, han tenido que detenerse a reparar el tirante trasero derecho de la suspensión de su 4x4. Ese inesperado contratiempo ha retrasado considerablemente a Cristina Gutiérrez, que había llegado a figurar en 34º lugar al paso por el waypoint número 2.

“Me he levantado con gripe y décimas de fiebre. Estoy algo pachucha y se me ha hecho dura esta etapa tan rompedora en la que se nos ha hecho de noche. Hemos roto un tirante trasero y suerte que llevábamos recambio. Un día muy complicado, pero lo importante es que hemos acabado y seguimos en carrera”, declaraba.

Superado el escollo, la única piloto española del Dakar 2018 en coches ha seguido con su fiabilidad habitual hasta la línea de meta, donde llegaba ya de noche, enferma y debilitada pero muy satisfecha. La joven odontóloga, que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, pasará la noche en el campamento militar de Uyuni junto al resto de competidores, donde tiene previsto visitar al doctor.

Para colmo, al no estar permitido recibir asistencia externa, antes de ir a dormir Cristina Gutiérrez y Gabi Moiset deben repasar bien la mecánica de su Mitsubishi para afrontar con garantías la segunda parte de la etapa maratón, el domingo. Serán casi 600 kilómetros entre Uyuni y Tupiza, 498 de ellos cronometrados con una parte de dunas a más de 3.500 metros de altura. Allí tratarán de mantener su buen nivel y defender el liderato de la categoría T1.S, reservada a los vehículos derivados de serie como el suyo.

Cristina Gutiérrez llega hasta la merecida jornada de descanso

-La burgalesa completa la primera semana de carrera como líder de la categoría T1.S, al volante de su Mitsubishi Montero de DKR Raid Service.

-Tras seis etapas muy duras, la única piloto española del Dakar en coches acumula casi 43 horas de competición.

Cristina Gutiérrez ha logrado superar de forma brillante la primera semana del Dakar más difícil de cuantos se han celebrado en Sudamérica. Así lo demuestra que este viernes vaya a disfrutar de una merecida etapa de descanso como líder de la categoría T1.S. En la general de coches, ocupa la 41ª posición con su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service.

La burgalesa está demostrando una encomiable tenacidad a lo largo de todas y cada una de las seis etapas disputadas hasta la fecha del Dakar 2018. Este jueves ha vuelto a sobreponerse a la tremenda dificultad que representaba rodar a 4.500 metros de altitud, por pistas embarradas y bajo la lluvia.

Junto a su copiloto Gabi Moiset, Cristina Gutiérrez ha completado los 313 kilómetros cronometrados en 4 horas, 28 minutos y 21 segundos, a hora y media del ganador de la etapa, su compatriota Carlos Sainz. En total, la única piloto española en coches acumula ya casi 43 horas (42h 51:13), lo que la sitúa en 41ª plaza absoluta.

Además, la piloto que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, se ha consolidado como líder de su categoría T1.S, reservada a los vehículos derivados de serie. Tras encaramarse el miércoles hasta la primera posición, este jueves ha reafirmado dicha situación de privilegio al ampliar su ventaja a más de 5 horas. Sin duda, un hito ganado a pulso que permitirá a Cristina Gutiérrez afrontar la jornada de descanso con muy buen sabor de boca.

Tras la pausa en La Paz (Bolivia), el Dakar 2018 se reanudará el sábado con la primera parte de la etapa maratón entre La Paz y Uyuni, con 302 kilómetros de enlace y otros 425 de especial, disputada íntegramente en Bolivia. Pero antes, Cristina se ha ganado a pulso disfrutar de un merecido reposo junto al resto de ‘supervivientes’ de este rally Dakar tan extremo.

Suscribirse a este canal RSS