Armas
Acceso

El Mundo: McLaren ofrece a Fernando Alonso un contrato histórico de 40 millones

En una información firmada por Jaime Rodríguez en El Mundo se dice que McLaren quiere a toda costa que Fernando Alonso siga siendo su piloto estrella. Su tirón mediático y de patrocinadores, el tesón y la habilidad para exprimir al máximo cualquier monoplaza son virtudes que la escudería de Woking valora como esenciales para su futuro inmediato, donde aspira de una vez por todas a volver a los podios y quizá a las victorias. Tras garantizarse cambiar en 2018 los problemáticos motores Honda por los de Renault, el siguiente paso es conseguir la renovación del asturiano, que finaliza contrato en diciembre.

Junto a la esperanza que suponen los propulsores de la compañía del rombo, le han presentado una tentadora oferta que supera los 40 millones de euros al año, confirmándole en la primera posición del ránking de los mejores pagados de la parrilla, por delante de Lewis Hamilton y Sebastian Vettel. A sus 36 años tal salario le mantiene también, con bastante distancia, al frente de los deportistas españoles. Nadie tiene más sueldo que él, una cifra a la que añadir sus ingresos por publicidad.

Con las conversaciones muy avanzadas, ambas partes confían en anunciar la firma en las próximas semanas, cuando el campeonato cumple sus últimos grandes premios. Salvo enorme sorpresa, Alonso y McLaren continuarán juntos la próxima temporada. ¿Sólo una? La duración no se ha filtrado, pero probablemente sea un acuerdo a más largo plazo, con cláusulas que permitan su disolución a final de cada curso. Toda la F1 lo da por hecho, pero desde el rincón del protagonista se mantiene la lógica prudencia que exige un mercado de curvas imprevistas. Un ejemplo: nadie esperaba la retirada de Nico Rosberg el año pasado, dejando libre un asiento campeón.

El control del escenario (las posibles alternativas) y algunos flecos contractuales son los motivos que están retrasando el apretón de manos definitivo con McLaren. «Todo va encarrilado», dicen desde la negociación, mientras hilan un documento complejo, con flexibilidad para poder participar en otras competiciones, como hizo este año en la Indy 500. Volver al mítico óvalo en 2018 parece difícil, porque sigue coincidiendo con el GP de Mónaco. Si su nuevo coche arranca bien el Mundial, no faltará a ninguna carrera. Más fácil de acomodar en su agenda son las 24 Horas de Le Mans (junio), otra cita histórica que le motiva mucho, o las 24 Horas de Daytona, en enero, la última propuesta que ha recibido.

Operación Renault

La rúbrica con McLaren llegará tras unos meses frenéticos para Alonso y sus ayudantes. «Tenemos que hacer algo. Así no podemos seguir». Antes del verano, con la adrenalina de su experiencia en Indianápolis todavía palpitando, Alonso se empeñó en sacudir su destino en la Fórmula 1. Tenía cuatro alternativas para 2018: 1. Resignarse a una vida cómoda con sueldazo y escasas opciones deportivas en la pista. 2. Esperar el milagro de una plaza libre en Mercedes, es decir, un volante ganador. 3. Retirarse de la gran competición. 4. Intentar cambiar, aunque fuera difícil, las cosas en McLaren.

Llegó a plantearse dejar la F1 y centrarse en otro tipo de carreras, pero dentro de él algo le sigue quemando. Quiere tener la oportunidad de pelear una vez más por esa tercera corona que se le escapó de los dedos hasta en tres ocasiones. Miró a su alrededor y volvió a comprobar que McLaren, su equipo, tenía la estructura necesaria, el presupuesto, la experiencia y, sobre todo, el gen ganador que siempre le sedujo de la marca inglesa.

Con un buen chasis ya, a su coche le faltaban pulmones: un motor en condiciones para regresar, al menos, a la lucha por los podios. «Renault», apuntaron el español y sus asesores, Flavio Briatore y Luis García Abad, los tres grandes conocedores de la firma francesa. Allí el piloto ganó sus dos mundiales. La operación, complejísima, pasaba por dos rupturas obligadas, la de McLaren con Honda, su actual suministrador, y la de Renault con Toro Rosso. De locura se calificó en el paddock. Pero Alonso lo vio claro. Con sutileza, influencia política y contactos, las piezas -bien movidas por su gente- fueron encajando en un movimiento a múltiples bandas al que tan sólo le falta la oficialidad de su renovación.
Una marca de ropa, su circuito, un libro...

Antes del Gran Premio de Japón, Fernando Alonso pasó por Tokio para dar una sorpresa a sus fans. En persona, se presentó en la casa de algunos de ellos para llevarles productos Kimoa, la marca de ropa juvenil que lanzó a principios de año. Gafas de sol, prendas 'skater', bañadores, camisetas... Venta 'on-line' y aromas californianos con una potente campaña de márketing en redes sociales. Junto a este proyecto comercial, el piloto continúa trabajando en el desarrollo de su museo y circuito en Asturias, acogiendo competiciones nacionales e internacionales. No se aburre el asturiano fuera de la pista. Su última idea: una autobiografía que publicará dentro de un año.